La importancia de la escucha activa en la crianza de los niños

La importancia de la escucha activa en la crianza de los niños

Mirar a tu hijo a los ojos mientras le hablas es una acción que promueve el respeto y la confianza. Si bien no implica grandes esfuerzos, ha conseguido excelentes resultados en los niños.

Mirar a tu hijo a los ojos mientras le hablas es una acción que promueve el respeto y la confianza. Si bien no implica grandes esfuerzos ha conseguido excelentes resultados en los niños. A esta práctica se le conoce como escucha activa y significa entender y escuchar el mensaje desde el punto de vista de quien te habla. Es una forma de comunicación que transmite ideas claras sin irrumpir al receptor (Hernández y Lemes, 2017).

La habilidad de saber escuchar en distintos ámbitos de la vida cotidiana tiene una gran importancia, pues es una práctica que proporciona más influencia y es garante de una mejor conducta por parte de quienes están buscando transmitir un mensaje (Codina, 2014).

El mirar al niño mientras le hablas le otorga al pequeño el respeto y la atención que merece. Es un trato que sin duda hace sentir al niño escuchado y atendido, pero te has preguntado ¿cómo hacerlo? Aquí te decimos cuáles son las bondades de este método de crianza, su impacto en el desarrollo de las dimensiones del desarrollo infantil y cómo puedes llevarlo a cabo.

Bondades de la escucha activa en los niños

Este método de crianza ha sido bien recibido por los padres, quienes han visto la oportunidad de entender al niño y colaborar con su desarrollo cognitivo. Las bondades que tiene la escucha activa van más allá de darle atención y respeto a los pequeños.

Hernández y Lesmes (2017) insisten en que esta habilidad tiene beneficios valiosos. Permite ganar confianza y estrechar lazos, otorga respeto a quien habla, descubre los gustos, inquietudes y necesidades de otras personas y es ideal para detectar problemas a tiempo.

Tips para aplicar la escucha activa

Aprender a escuchar activamente puede ser clave para tu rutina diaria. A continuación, te damos algunos consejos que pueden ayudarte en esta tarea. 

  • Como la escucha activa consiste en estar a nivel del receptor lo recomendable es ponerte al mismo nivel del niño. Es importante que lo mires a los ojos al hablar.
  • Escucha a tu hijo muy bien mientras habla.
  • Intenta no juzgarlo, acepta lo que te está contando. Luego, podrás exponer las razones por la que cierta conducta no está bien.

La escucha activa es una estrategia extraordinaria para conseguir una buena comunicación con tu hijo. El saber escuchar es una habilidad que contribuye a obtener mejores relaciones interpersonales y, sin duda, tu hijo recibirá las bondades de la práctica.

Referencias Bibliográficas

Codina, A. (2014). Saber escuchar. Un intangible valioso.

Hernández, K. y Lesmes, A. (2017). La escucha activa como elemento necesario para el diálogo.