Historia Despitonadoras de Fresas y Moras

En Alpina nos aseguramos en brindarle a nuestros consumidores productos de la más alta calidad. Esto lo logramos con el apoyo de quienes trabajan con nosotros, personas que día a día se encargan de que contemos con la mejor materia prima que son el pilar fundamental de nuestra compañía.

Hace más de 20 años apoyamos alrededor de 75 mujeres en Aguadas, Caldas, quienes, hasta el día de hoy, se encargan día a día de despitonar nuestras moras. Con nuestro apoyo, estas mujeres han tenido la oportunidad de mejorar su calidad de vida y las de sus familias. Además, hemos aportado a su aprendizaje y desarrollo, con capacitaciones en donde han aprendido cada vez más sobre la labor que realizan, el proceso y fin de su trabajo, para que cada día se sientan más orgullosas de lo fundamental que es su aporte para la compañía. Cada año compramos más de 140 toneladas de moras despitonadas, donde las mujeres de la comunidad se encargan siempre de entregarlas en las mejores condiciones para nuestros jugos y yogures.

En el 2013, después de que una plaga de hongos acabara con nuestros cultivos en Antioquia, tuvimos que buscar otra zona en donde pudiéramos acopiar nuestras fresas. Debido a esto, llegamos a Sotará, Paispamba en el departamento del Cauca, donde nos unimos a la Cooperativa de Fresas ‘FRESOTA’, para apoyar a más de 92 mujeres cabezas de familia que se encargan de despitonar nuestras fresas.

A través de sus ventas, junto con la cooperativa, se pudo construir un centro de acopio en el que pequeños agricultores llevan sus fresas y logran venderle a grandes compañías. Actualmente nos venden más del 50% de fresas que compramos en la compañía, lo que representa aproximadamente 741 toneladas de fresas despitonadas.

Asimismo, desde hace 8 años, nos hemos encargado de realizar capacitaciones sobre las correctas condiciones sanitarias, el proceso de despitonaje y distintos temas que nos permiten apoyar el desarrollo de las mujeres en esta zona del país. Buscando no solo que puedan ofrecer productos cada vez de más alta calidad, sino que esto contribuya al progreso de la región, y les ayude a ellas a tener una mejor calidad de vida, pues para muchas, su único ingreso es el que reciben por este despitonaje.

Desde Alpina, nos sentimos muy orgullosos, ya que con estas acciones logramos impactar positivamente a estas mujeres, quienes con mucha dedicación demuestran su compromiso y trabajo por sacar a su familia adelante, aportar al progreso de las comunidades y de nuestro país.



Te gustó
DISLIKE