Curso rápido de cocina: Método para conservar hierbas frescas

Curso rápido de cocina: Método para conservar hierbas frescas

Método para conservar hierbas frescas

Cocinar con hierbas frescas es posible sin necesidad de ir tantas veces al supermercado. En este curso de cocina fácil y rápido vamos a aprender los métodos para conservar las hierbas frescas por mucho más tiempo, así podrás tenerlas a la mano cuando vayas a realizar tus preparaciones.

 

Metodo de conservación 1: Sumergirlos en agua

Sumergir los tallos de las hierbas en agua, quitando las hojitas que pueda tener en la parte de abajo. Hacemos unos pequeños agujeros a una bolsa plástica y cubrimos las hojas, esto ayuda a protegerlas del frío del refrigerador. Este método es perfecto para cilantro, salvia, hierbabuena, toronjil, cilantro, cebollín, limonaria, perejil, tomillo cuando planeamos usarlas entre 5 y 10 días.

 

Metodo de conservación 2: Sumergirlos en aceite de oliva

Tomamos una cubeta de hielos y llenamos los espacios con las hierbas, bien sea las hojas enteras o picadas. Luego cubrimos con aceite de oliva y llevamos al congelador.

Este método es útil para cuando queremos consumirlas frescas pero no en los siguientes días. Una vez congeladas, pásalas de la hielera o a una bolsa plástica. Para usarlas solo debes sacar un cubito y adicionarlo directamente a la preparación. También se puede hacer este mismo proceso pero usando agua en vez de aceite, las hierbas ideales para congelar son aquellas que no se secan bien, como el cebollín, eneldo, perejil, estragón, albahaca y cilantro.

 

Metodo de conservación 3: Empaque con cierre hermético

Tomamos un recipiente con hierre hermético y hacemos dentro una cama de papel absorbente. Encima ponemos las hojas de las hierbas frescas y volvemos a tapar con más papel absorbente. Cerramos el recipiente y guardamos en la nevera. Este será útil para conservarlas durante 4 y 5 días, sobre todo el estragón, perejil, cilantro, salvia y la menta.

 

Metodo de conservación 4: Licuar las hierbas

Licuamos las hierbas con un poco de aceite, aprovechando que muchos de sus componentes aromáticos son solubles en aceite, ideal para salvia, cilantro, perejil, romero, tomillo, orégano y albahaca.

Vertemos dentro de una bolsa con cierre hermético. Sacamos la mayor cantidad de aire que podamos y dejamos el contenido extendido horizontalmente. Llevamos al congelador y aquí nos podrán durar hasta 45 días, cada vez que queramos usarla solo tomamos una cucharada de la mezcla y dejamos el resto en el congelador.

Lo que más nos gusta de este método es que puedes hacer un licuado de varias hierbas y dejarlas listas para cocinar, por ejemplo si te gustan mucho las pastas haces una mezcla de albahaca, orégano, tomillo, mejorana, romero y salvia o para cocinar pollo una de perejil, romero y tomillo, luego solo tendrás que sacar una cucharada de la mezcla, adicionarla donde estás cocinando y tendrás una mezcla de sabores más complejos.

 

Ya ves que para cocinar con hierbas frescas no es necesario pasar todos los días por el supermercado, con estos métodos fáciles y rápidos podrás tenerlas disponibles en tu cocina.



Te gustó
(1)
DISLIKE